Img_nota

1542, el año en el que la cerveza llegó a México


La cerveza llegó a nuestro país gracias a que uno de los emisarios de Hernán Cortés le solicitó al emperador Carlos V un permiso para abrir un establecimiento para producir cerveza. El nombre de éste individuo era Alfonso Herrara, quien abriría su cervecería al pie de los volcanes en la Hacienda El Portal, que actualmente es el municipio de Amecameca en el Estado de México.

 

Ésta cerveza mexicana no tenía marca, pero fue la primera hecha en nuestro país y se utilizó agua de los arroyos de la Sierra Nevada para su producción. La bebida tuvo un relativo éxito en la región, pero desgraciadamente su alto costo  alejó a sus posibles compradores.

 

Fue por ésta época que también llegaron muchas cervezas importadas. De acuerdo a una tabla de importaciones de bebidas alcohólicas de aquella época, se tienen registradas la llegada de 619 barriles y un poco más de 71 mil botellas de cerveza a nuestro país. Pero no era por demanda popular, sino para el consumo de los más ricos.

 

 

La historia se detalla en el libro Ensayo político sobre el Reino de la Nueva España escrito por Alejandro Humboldt en 1811, en donde también se cuenta, como dato curioso, que el conde de Valparaíso y marqués de Jaral de Berrio, dejó en su testamento 1,964 botellas de cerveza almacenadas en un bodego en la esquina de lo que es hoy la calle de Venustiano Carranza e Isabel la Católica.

 

No sería sino hasta finales del S. XVIII que las cervecerías empezarían a hacerse un poco más populares en México, y a mediados del S. XIX ya se habrían industrializado.

Compartir:

NOTAS RELACIONADAS