Img_nota

#LaCervezaLaHacemosTodos: Casa Cervecera Cru-Cru del Barrio de la Romita


La cadena de valor de la agroindustria cervecera fortalece a la economía de México. Más de 55,000 empleos directos y más de 600,000 indirectos dependen de esta cadena; agricultores, malteros, maestros cerveceros, transportistas, meseros, tenderos y consumidores ayudan al dinamismo desarrolllo económico de nuestro país.

Detrás de la cerveza hay miles de historias de esfuerzo y pasión que queremos compartirte, empezando por la de nuestros afiliados.

En esta ocasión queremos que conozcas lo que hay detrás de las cervezas de la Casa Cervecera Cru-Cru junto a uno de sus fundadores: Luis Enrique de la Reguera.

Origen y nombre 

Todo empezó en la sala de un departamento en la Colonia Narvarte, en la Ciudad de México. Inició como una producción pequeña que se vendía a un restaurante aledaño. Toda su producción era en barril, pero el éxito que su cerveza tuvo en el espacio gastronómico los empujó hacia la innovación y el crecimiento.

“Empezamos a buscar nuevos clientes”, recuerda Luis Enrique de la Reguera, “comenzamos a maquilar en otro lado y empezamos a embotellar, pero fue una muy mala experiencia, ninguno de los lotes salía bien, a veces salían muy carbonatadas otras veces explotaban, entonces tomamos la decisión de abrir nuestro propio espacio”.

 

Antes de llegar al Barrio de la Romita, la Casa Cervecera Cru-Cru operaba departamento de la Colonia Narvarte. 

 

En 2015 encontraron el lugar ideal en el Barrio de la Romita en la Colonia Roma, en una casona que fue un convento, posteriormente una escuela y actualmente es la Casa Cervecera Cru-Cru.

“Cuando estábamos eligiendo el nombre de la cervecería, una de las opciones era ‘escamol’ y queríamos que todas nuestras cervezas tuvieran el nombre de un insecto; la Pale Ale sería ‘grillo’ y la Porter sería ‘escarabajo pelotero’ pero muy pronto nos dimos cuenta de que los nombres de los insectos no son atractivos para todos, entonces nos dimos a la tarea de buscar otro nombre”, confiesa Luis Enrique.

Tal vez fue una coincidencia, pero el perro de Luis Enrique hacía un ruido que se parecía al de un grillo. Eso detonó un mar de ideas y conexiones que terminó en el nombre Cru-Cru.

 

La Casa Cervecera Cru-Cru está ubicada en el Barrio de la Romita y la representa un grillo.

 

“Partiendo de ahí nos dimos cuenta que la onomatopeya Cru-Cru es simbólica para la Ciudad de México. El bosque de Chapultepec, por ejemplo, también se conoce como la ciudad de los grillos; en el Zócalo siempre hay palomas que hacen un sonido muy parecido al de los grillos” dice con emoción Luis Enrique, “entonces decidimos que Cru-Cru era el sonido que hacía la ciudad y, por lo tanto, tenía que ser nuestro nombre”.

Crecimiento

Lo que empezó en un departamento con dos personas haciendo cerveza, pronto creció a cuatro cuando decidieron comenzar la Casa Cervecera Cru-Cru; actualmente hay siete personas que laboran de tiempo completo en el Barrio de la Romita.

“A lo largo de los años hemos hecho más de 50 estilos cerveceros, pero de línea sólo tenemos cinco”, asegura el director de la cervecería. “Tenemos cervezas de temporada, como nuestra Churro Porter, que sólo sale en navidad y una Berliner Weisse a la cual, dependiendo del año, le agregamos una fruta diferente”.

Las cervezas de línea de Cru-Cru son:

– American Lager
– Pale Ale
– Porter
– IPA
– Gose

 

A las cervezas de línea de Cru-Cru se le unió una India Pale Ale hace unos meses.

 

Cuando eres el autor de muchas cervezas, resulta complicado elegir una favorita, pero para Luis Enrique no lo es, ya que, dependiendo del día, su comida o su humor, su cerveza preferida de Cru-Cru cambia.

“Ahorita me gusta mucho la India Pale Ale”, dice Luis Enrique, “Es una receta que desarrollamos ya con experiencia, así que creo que es la más madura que tenemos. Pero la que más tomo es la American Lager”.

Logros 

“Todos los días es un logro nuevo”, se enorgullece Luis Enrique, “no tengo uno favorito o uno que recuerde más que otro. Lo que más me da gusto es que alguien conocido me llame y me diga: ‘me estoy tomando una de tus cervezas y está buenísima’”.

Su diferenciador

Una parte esencial de cualquier negocio es su ubicación, dependiendo del lugar en el que se encuentre su nivel de éxito puede variar y en el caso de la Casa Cervecera Cru-Cru no es la excepción. El Barrio de la Romita ha hecho una simbiosis con la cervecería. “Somos una cervecería 100% chilanga”, dice Luis Enrique. “Y estar en el centro de la Ciudad de México nos ha beneficiado mucho”, agrega.

 


El orgullo más grande de Cru-Cru es ser chilanga.

 

¿Qué palabras definen a la Casa Cervecera Cru-Cru?

– Sabrosa
– Elegante
– Chilanga

Impacto local

El Barrio de la Romita ha pasado por muchas transformaciones y cuando llegó la Casa Cervecera Cru-Cru el panorama cambió para bien. “La zona se siente un poco más segura desde que se fundó la cervecería” sostiene Luis Enrique, “al generar una micro célula de ingresos y empleos, nuestra comunidad se ha beneficiado”.

El dinamismo de las calles le ha dado vida al barrio; los lunes el turibus lleva a más de una decena de turistas a conocer la cervecería, todos los martes se abren las puertas de la cervecería para  ofrecer clases de baile que se acompañan con cerveza, mientras que los fines de semana se abre un tap room que ayuda a que más gente se interese por la zona.

Futuro

El legado de la Casa Cervecera Cru-Cru está escrito en el Barrio de la Romita. El sentido de pertenencia y la comunidad que ha logrado crear en el espacio es uno de los orgullos más grandes de todos los involucrados en la cervecería, por eso ven el futuro con optimismo.

 

El futuro de la Casa Cervecera Cru-Cru es cseguir creando una identidad local.

 

“Nuestro futuro es seguir creando una identidad local” dice apasionado Luis Enrique, “queremos que, en la Ciudad de México, no importa en donde te encuentres, te puedas tomar una cerveza Cru-Cru. No vamos a dejar que los retos de este año nos hagan olvidar nuestro objetivo”.

 

La historia de Cru-Cru es un reflejo del impacto que una cervecería puede tener sobre un espacio y una comunidad. El esfuerzo y pasión de Luis Enrique y todos los que están detrás de sus cervezas suman a la vitalidad de la economía mexicana.

#LaCervezaLaHacemosTodos.

Compartir:

NOTAS RELACIONADAS